PARA CORRER MÁS Y MEJOR

Amarrarse los #zapatosdegoma del running de fondo (largas distancias) no se trata solo de acumular kilómetros a diario. Una buena idea es alternar un día de carrera y otro de fortalecimiento o de trabajo cruzado como natación o ciclismo; y ni qué decir del mágico y eficiente pilates, el cual debe ser un mandamiento en la rutina de preparación de todo fondista que se respete, ya que durante las sesiones sobre el asfalto o el terreno preferido –inclusive el pasto, la tierra y otras superficies menos rudas– “la columna lumbar recibe continuos impactos, que aunque sean pequeños llegan a causar daños en el cuerpo vertebral y en el anillo fibroso intervertebral”, explica la entrenadora experta en yoga y pilates, Susana Sánchez, fundadora del primer centro de yoga aéreo del país, Tu centro de equilibrio.

Susana, quien es toda una autoridad en temas de entrenamiento (fue una de las maestras de nuestros #zapatosdegoma en técnicas de gimnasio, como indoor cycling, body pump y yoga), también se une a vivir #lavidaentenis y por ello hoy nos comparte los beneficios que trae, a todos los runners, el trabajo de la musculatura profunda de la zona abdominal y todos los músculos que integran la región del core, mediante las sesiones de pilates.

Un core más fuerte y estable ayuda al corredor a:

– Correr de manera más eficiente en subidas, con una musculatura estabilizada y fuerte. En bajadas, con una región ciática más fuerte y equilibrada.
– Sufrir menos tensión en el cuello, la cabeza y los hombros.
– Aumentar la oxigenación y la resistencia, ya que el diafragma logra expandirse completamente.
– Concentrarse y tomar conciencia de la técnica, la postura y el braceo .
– Disminuir la fatiga corporal.
– Mejorar la musculatura de la espalda de una manera uniforme y eficiente.
– Aumentar la flexibilidad general, la fuerza y el equilibrio que se verán reflejados en ¡MAYOR VELOCIDAD!

Asimismo, la práctica continua de pilates puede corregir y prevenir las molestias y lesiones en las rodillas, la cadera y la espalda baja (el síndrome piramidal, tan común entre los corredores), ya que estas aparecen “debido a los desequilibrios que sufre el cuerpo del corredor durante sus entrenamientos de fondo; de ahí la importancia de incluir ejercicios de alineación y elongación muscular, como los que comprenden la técnica del pilates”, puntualiza Susana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar: