ONITSUKA TIGER RUGE CON GIVENCHY

Con el magistral trabajo del cuero que solo los japoneses saben realizar y la tradición de la costura francesa, Onitsuka Tiger acaba de revelar su nueva colaboración con la maison Givenchy; una alianza sui generis para ambas partes pues mientras si bien la marca del felino sí había desarrollado colecciones al paso de creativos (nipones, en su mayoría), esta constituye el debut del felino rugiendo al interior de una casa de lujo.

Del mismo modo, Givenchy x Onitsuka Tiger suponel el debut del atelier en una coalición estética con una marca foránea de producción de #zapatosdegoma a gran escala, como es Onitsuka Tiger. Y al ser doble estreno, la fecha elegida para dar a conocer esta sorpresiva colección fue el desfile inaugural de la edición 96 de Pitti Uomo que el pasado miércoles tuvo como a Givenchy como la casa invitada de honor a la cita de la moda masculina para la temporada primavera/verano 2019.

De ahí que pisar fuerte en la Pitti fue la consigna grabada en la mente de Clare Waight Keller, y para ello, qué mejor que valerse de la experticia nipona en el desarrollo de calzado deportivo.

Artillería zen

Así como la colección diseñada por la británica cumplió su misión y se llevó los aplausos gracias a su actualización del armario masculino  y de las puntadas legendarias de la casa que ella, la primera mujer en su dirección creativa, viene comandando desde 2017, cuando recibió el testimonio de Riccardo Tisci.

Mediante una serie de looks con su estampa sobria, y con la mira puesta en una imagen futurista. Clare propuso una dualidad clásica/vanguardista, evidente en el rescate de la atención puesta en los materiales y las texturas, obsesión de monsieur Givenchy (creció en una familia de tapiceros) y en la influencia contemporánea del sportswear noventero en la configuración de un armario funcional y sin género.

Las ingeniosas combinaciones de universos protagonizaron mediante chaquetas de materiales de avanzada como el terciopelo técnico, los pantalones tipo cargo, las capas, los trajes formales entallados y los protagonistas de la pasarela: los legendarios –y padres del retro running olímpico– MEXICO 66™ SD del sello nipón que le dieron ese toque final, tan minimalista y zen pero cuidadoso en los más ínfimos detalles, a juego con los acentos de las prendas mismas, como los mircoperforados de las texturas:

Y como el concepto que narró la colección de la diseñadora fue, evidentemente, el complemento de los opuestos del ying yang (deportivo/casual , masculino/femenino), los MEXICO 66™ SD  marcan el paso en una dupla de blanco y negro (la versión all-white cuenta con siluetas masculina y femenina, respectivamente, mientras que la de capellada negra es exclusiva para hombres), contagiada del savoir-faire parisino mediante los colores icónicos de Givenchy, blanco y rojo, plasmados en las también legendarias líneas entrecruzadas del logotipo de Tiger, las Tigerstripes .

Finalmente, la alianza fue sellada mediante las letras “Givenchy” perforadas en la capellada y en interior de cada zapatilla, y una pestaña en la parte del talón que muestra la doble inscripción “Givenchy – Onitsuka Tiger”; y su linaje olímpico es  igualmente reiterado en las fotografías de la campaña que muestran a dos modelos andróginos en poses audaces inspiradas en las contiendas deportivas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar: