MÚSICA+SNEAKERS= DOBLE CELEBRACIÓN

Al paso del rap y la música urbana que le ha impuesto la marcha al armario streetwear por más de 30 años, hoy celebramos el día nacional de los tenis y por eso, todos nos amarramos los #zapatosdegoma para sintonizarnos con el zeitgeist. Lo mejor de todo es que este año la fiesta se duplica, pues hoy también arranca la décima edición del Festival Estéreo Picnic, el caldo de cultivo de las tendencias sport & chic de nuestro país (no solo por comodidad, la mejor idea es asistir en tenis, sino que estos también son la carta segura del festival cool style) y por ello, no hay mejor excusa que festejar con tenis nuevos (y que solo encontramos en falabella.com y ¡con descuentos increíbles! por su movimiento #VoyConTenisYPunto) la dupla que le dio origen al streetwear, entre los 80’s y los 90’s: la música y las zapatillas deportivas que entonces, salieron de las canchas y se subieron a los escenarios de los artistas urbanos de la época, quienes las popularizaron entre sus hordas de seguidores.

Muchas de esas siluetas clásicas se volvieron eso: clásicos, joyas para los coleccionistas; otras se descontinuaron porque perdieron vigencia en el vertiginoso frenesí de tendencias efímeras que medio saboreamos, pero la gran mayoría están resucitando porque los ojos (y el corazón…y el bolsillo) del mundo creativo (y del mercadeo) está puestos en el retrovisor, reviviendo lo que disfrutamos hace 30 años (y más). Y por eso, les presentamos nuestro TOP de las 3 siluetas deportivas más nostálgicas del matrimonio entre la música y la industria sporty  para celebrar el día de los tenis en la primera tanda de #FEPX, obviamente, con #zapatosdegoma nuevos que seguramente no sabías que existían y que solo encuentras en la fiesta nacional de los tenis, de falabella.com con descuentos ¡increíbles!.

  1. Reebok Classic Leather ATI

Derivados de los tenis Freestyle y su fiebre desatada por el el aérobic, en una década en la que la música estaba invadiendo los estudios de fitness con sus clases grupales coreografiadas, los #zapatosdegoma Classic Leather nacieron con la etiqueta de clásico puesta y se han mantenido, desde su creación en 1983, haciéndole justicia a su propio nombre, estando siempre vigentes y manteniendo su diseño original, claro, con algunas actualizaciones sobre todo en cuanto a los materiales de la capellada, los colores de los bloques que lo conforman y las aplicaciones del mítico logo del vector de Reebok.

Mientras los Freestyle le apostaron al botín de cuero con cierres de velcro y detalles de piel afelpada, los Classic Leather llevaron esa lujosa construcción de cuero a otro nivel: el de los entusiastas del running (a pesar de que las marcas competidoras del segmento atlético estaban volcándose hacia la malla y el ante), con un diseño bajo y una suela aserrada que le garantizó su gloria entre los corredores y entre los nacientes seguidores de la escena del hip-hop quienes cayeron rendidos ante el pedigrí que les otorgaba en las calles unos trainers de cuero que, además de resistentes a la hora de patear, les permitían correr, jugar al basquet, hacer los movimientos del brakedance, etc.

Aunque han trascendido intactos por 36 años, actualizando el upper con materiales propios de las tecnologías modernas aplicadas al calzado de running, los Classic Leather fueron reencauchados el año pasado bajo la campaña Alter The Icons, adelantada por Reebok en alianza con seis creativos reconocidos a nivel mundial en los ámbitos de la moda, la música, el arte y el diseño, quienes trabajaron con el equipo de diseño de la marca para desafiar las normas y re crear algunas siluetas emblemáticas, entre ellas los Classic Leather. Fue así como nacieron los  Classic Leather ATI 90, que conservan la estructura habitual, así como la entresuela de EVA; pero la piel de la capellada fue reemplazada por materiales técnicos de los tenis para correr, desarrollados durante la última década del siglo XX como el mesh liviano y transpirable (el soporte viene dado por capas de ante y cuero) y el nylon; asimismo, el vector de Reebok llega plasmado mediante cortes de cuero y puntadas de colores contrastantes, mientras que los bloques tonales juegan entre el verde, el azul, rosa encendido, verde azulado, púrpura, amarillo y anaranjado para acentuar la dosis retro. 

Te presentamos ¡aquí! los Classic Leather ATI 90, para que entres en modo #ChunkySneakers.

2. adidas Originals Superstar 

Son LOS ÍCONOS del triunvirato: moda+música+deporte y, por supuesto, del Estéreo Picnic desde que fueron relanzadas por adidas en Colombia en la imponente instalación de la marca durante la edición 2015 del festival. Técnicamente, los Superstar llegaron a la cancha de baloncesto en 1969, pero 1970 fue reconocido como el año de su exitoso debut entre los jugadores de la NBA gracias a sus dotes técnicos de alto desempeño para la épica, como fueron su sistema de acolchado Softprotect que protegía la región aquiliana, la shell sole (suela con forma de concha) cuyo diseño de espiga garantizaba la tracción y una áspera gorra de caucho que protegía a los dedos de cualquier impacto.

No obstante su chic francés (las Superstar fueron ideadas y fabricadas en Francia) cautivó a los basquetbolistas profesionales casi durante una década, pero a finales de los 70’s, el culto al exceso sumado a los atletas poderosos, dinámicos y algunos, muy extravagantes, pidieron un tiempo para sus zapatillas blancas, que se convirtió en el fin de su carrera profesional; no obstante, el sello de las tres rayas mantuvo el diseño vivo creando una versión más relajada, dirigida específicamente para el mercado americano y que atravesó el Atlántico en el momento justo en el que la escena del hip-hop neoyorkino daba sus primeros pasos, apreciando la estética cruda del zapato y el contrastante prestigio y misticismo que daba entre los seguidores de la movida callejera, el uso de una marca de ropa deportiva hecha en Europa.

Ello, sumado a la robustez de los cordones (uno de los elementos definitivos del armario del hip-hop) les garantizó larga vida a los Superstar en el cruce del Downtown y el Uptown de Nueva York, en pleno corazón de la efervescente escena del arte, la música, el baloncesto y la cultura callejera de los 80’s. Pero el momento cumbre que dio origen a la cultura sneaker del Hip Hop fue en 1986, Cuando Run-DMC les dio un nuevo look a las Superstar, desamarrándolas y uniéndolas a las cadenas de oro y los maxiabrigos de piel, forjando además el dresscode auténtico del rap que se inmortalizó en el sencillo ‘My Adidas’ de su exitoso album Raising Hell (1986) y en su llamada en el concierto de Madison Square Garden para que los fans alzaran sus Superstar, a manera de ovación y pleitesía al mito fundacional del steetwear que aún sigue pisando fuerte en su vertiente purista, blanca con las tres rayas negras –pero también ha presentado reediciones, siguiendo los mandatos cromáticos de turno; de ahí su eterna vigencia más allá del bling-bling.

¿Qué tal estos Superstar a lo millennial pink?

3. New Balance 574

En su apuesta por unir las dos mejores tecnologías de calzado deportivo de alto rendimiento de la época, en 1988 Steve Smith, un corredor nato, usuario de New Balance y diseñador de producto para el sello de Boston, logró los #zapatosdegoma 574  que montó la silueta de los 576 sobre la mediasuela en EVA (que, por esos días, se encapsulaba en poliuretano ofreciendo una sensación tan cómoda, propia de la espuma, con la durabilidad del poliuretano) de los 577 y añadiéndole ENCAP en el talón, el cual también fue reforzado mediante una especie de collar estabilizador; el punto final fue una suela externa inspirada en otra de las pasiones de este Frankenstein deportivo, el BMX.
nb574

No pasó mucho tiempo para que los corredores que no solo buscaban buscaban dotes técnicos en una zapatilla, sino también un appeal alejado de las estridencias, les rindieran reverencia a estas zapatillas que en colores neutros, como el azul profundo y el gris, le ejercían contrapeso a la estética exTravagante y ornamentada que imperaba en los ochentas y pisaba con mucha fuerza en el segmento atlético.

Precisamente, al ser uno de los primeros guiños del minimalismo que se impondría en los noventas, los New Balance 574 se convirtieron en aliados de la nueva ola del hip hop (la de De La Soul, The Pharcyde y A Tribe Called Quest) , de formas mesuradas y frases contra el ego trippin’ que hacía del bling bling y su culto al exhibicionismo su modus operandi, pues su silueta, sus acabados y tono a tono eran sus cualidades para tratar de pasar desapercibidos. Ello, combinado con líricas que los cantaban y con sencillas camisetas blancas a juego (su estilismo inspiró a las estrellas urbanas posteriores, como Kanye West y Pharrell WIlliams, a quienes hemos visto luciendo sus 574 con t-shirt y jeans) .

A pesar de su ‘austeridad’, esta referencia también le siguió el paso al espectro logomaníaco del hip-hop, con artistas como Raekwon, quien no dudó en a la hora de darle una puntada más fashion al outfit del gueto combinando sus zapatillas New Balance 574 con prendas de Ralph Lauren, Nautica o Tommy Hilfiger de logos XXL, dándoles ese poder de versatilidad para encajar en la vertiente más comercial y, al mismo tiempo, en la más activista.

Al mismo tiempo, el punk hardcore que fue más allá de las botas con punta de acero y las crestas de la generación de finales de los setentas quería subir al escenario con su ropa de diario y no con un disfraz; su nuevo uniforme fueron las sudaderas de algodón o los pantalones tipo cargo, con camiseta y New Balance 574 que enamoraron, aún más a la evolución de esta corriente del punk (la escena Straight Edge) al empezar a cambiar las pieles animales, por sintéticas, demostrando que han sido unos #zapatosdegoma de alta fidelidad a los movimientos urbanos musicales, inclusive de hoy y por ello, los puedes encontrar ¡aquí! para que te unas a la movida #VoyConTenisYPunto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar: