BALLET COMO MÉTODO DE ENTRENAMIENTO

ballet-335493-copia

 

No necesitamos ser bailarinas para disfrutar de los numerosos y enormes beneficios del ballet a niveles físico y sicológico. Esa ha sido la conclusión a la que hemos llegado en La vida en tenis, después de estas semanas de entrenamiento en puntas de pies; sí, nos amarramos los zapatos de goma para entrenar de la mano del primer y único estudio de ballet ‘fitness’ de Colombia: Balletina , el templo de las mujeres para las mujeres en donde no solo la estética es limpia y campeona, sino también sus clases que combinan técnicas deportivas como el entrenamiento funcional, el HIIT (‘High Intensity Interval Training’, en inglés,, o entrenamiento de intervalos de alta y baja intensidad), el boxeo, el pilates y el ‘stretching’ con las posturas y los movimientos de la danza clásica e, inclusive, con los ejercicios con los que las bailarinas definen y estilizan su musculatura.

Hoy queremos contarles los beneficios que notamos después de dos semanas de ejercitarnos mediante la práctica de la técnica Ballet ‘Fitness’ Pro de Balletina, para que ustedes se animen a arrancar el 2017 con los pies en puntas (aclaramos que las clases no se realizan completamente en puntas; ello depende del nivel de cada una):

  1. Mejoramos la postura. Durante todas las clases, por más intensas que sean, mantenemos la espalda erguida, las costillas y los glúteos bien juntos, el cuello largo y el ‘core’ activo (desde los hombros hasta la pelvis debemos hacer , casi una línea recta, de tal forma que el tronco luce como un bloque). Ello garantiza un fortalecimiento de los músculos abdominales, dorsales y lumbares que protegen y sostienen la columna.
  2. Incrementamos la coordinación y el equilibrio. Al conjugar pliometría o movimientos explosivos como saltos, tijeras y sentadillas con saltos, ‘high knees’ e, inclusive, ‘burpees’ con pliés, demi pliés, etc. nuestro sistema nervioso pasa ‘a la barra’ en varias de las clases (en especial en HIIT ballet, entrenamiento militar y ballet ‘boxing’), ya que se trabaja en forma de circuitos de ejercicios compuestos o ‘fullbody’, es decir, que no se concentran en un único grupo muscular, sino que, por ejemplo, al partir de la primera posición que trabaja las pantorrillas, los cuádriceps y el abdomen,  podemos pasar a una plancha que además involucra espalda, brazos y hombros.
  3. Adquirimos velocidad. Increíble, para algunas, pero es cierto. Las posiciones del ballet, los ejercicios inspirados en el pilates que están presentes en el fortalecimiento de las bailarinas y los ejercicios en la barra requieren de precisión y mucha flexibilidad, capacidad que vamos mejorando con el tiempo y con la práctica. Ello se verá reflejado en los entrenamientos de ‘running’, de ahí que combinar Ballet Fitness Pro con atletismo es una maravillosa idea.
image_4
Fotografñia: Cortesía Balletina Fitness.

 

4. Definimos y fortalecemos, pero no incrementamos volumen. ¿Quién ha visto una bailarina de espalda ancha y brazos prominentes? Seguramente, nadie; y ello se debe al tipo de rutinas que siguen estas chicas de figuras esbeltas y músculos tonificados y alargados. El ‘bodyweight’ o trabajo con el propio peso es el común denominador de las clases de Balletina Fitness, de ahí que las fibras musculares reciban un estímulo que las trabaja, incrementa su potencia y su resistencia, pero no las hace crecer. Y recordemos que a mayor desarrollo muscular, mayor quema de grasa; allí radica el éxito de el método Ballet Fitness Pro: fortalecemos y con la ayuda de los intervalos de cardio que incluyen las clases, reducimos el porcentaje de grasa , lo que se verá reflejado en nuestros ‘jeans’ favoritos

5. Prevenimos lesiones. Las posiciones que requieren ser realizadas en puntas de pies, los saltos que se involucran en los intervalos de trabajo cardiovascular y en las clases de impacto como HIIT, ‘boxing’, ballet ‘militar challenge’ y ‘ballet fitness pro’ nos ayudan a fortalecer las articulaciones de las rodillas y los tobillos; mientras que la conexión de la pelvis que debe mantenerse durante toda la clase, no solo fortalece la cadera sino que además nos obliga a realizar cada ejercicio con la técnica correcta y así, no habrá lugar a lesiones.

6. Incrementamos la capacidad cardiopulmonar. En clases como Ballet ‘militar challenge’ y HIIT ballet, al jugar con intensidades altas (durante los periodos de cardio en los que hacemos mini carreras laterales, ejercicios pliométricos con saltos y movimientos explosivos) y bajas (en los segundos de ‘calma’ y en los intervalos de trabajo de fuerza muscular con el  propio peso) , aprendemos a respirar y oxigenar nuestros músculos y fortalecemos el corazón al acostumbrarlo a pasar de una frecuencia cardiaca que puede alcanzar el 85% del máximo esfuerzo, a una zona cercana a la recuperación en donde los latidos del corazón disminuyen su frecuencia y, por ende, la sensación de fatiga y agotamiento también.

¿Alguna duda de por qué amamos el entrenamiento en Balletina? ¡Anímense ustedes también!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar: