ATHLEISURE ‘VERY RALPH’

Que los estilos de vestuario de los años 1980 y 1990, actualmente, pisen más fuerte que nunca, no solo puso los ojos de las grandes compañías de vestuario activo en sus santos griales: los chunky sneakers. También fue el marco  perfecto para celebrar al más incansable creador del estilo de vida deportivo: Ralph Lauren, cuyo jugador de polo y su Teddy Bear han tapizado no solo al armario casual de toda la familia, sino también a su hogar y todas las dinámicas que confirman que el sporty es más que un look, es todo un lifestyle.

Medio siglo de trayectoria, hilvanada desde la exclusión del gueto neoyorkino hasta conquistar las grandes ligas del glamur internacional, es reconstruido durante 1 hora y 30 minutos por los testigos del éxito y las enseñanzas del llamado ‘dueño de los Estados Unidos’; colegas como Phillip Lim o el mismísimo Karl Lagerfeld, e inclusive, uno de sus ‘rivales creativos’ como Calvin Klein, aplauden el talento de Ralph Lauren, como pionero de un estilo americano que ha vestido de nacionalismo deportivo a los cinco continentes.

Muy Ralph

Se trata de Very Ralph, el documental estrenado hace dos noches por HBO y que realiza el más emotivo retrato del  primer diseñador made in U.S.A en triunfar en ‘la meca’ de la industria couture, París, con su afán por hacer del american sportswear un verdadero lifestyle mundial. Precisamente, este documental (que cierra la temporada de estos formatos audiovisuales en HBO) explica cómo los conceptos de lifestyle y sportswear son potestades de Ralph Lifschitz, el hijo de una familia de emigrantes rusos que se radicó en el Bronx neoyorkino quien no tenía idea de diseño, mucho menos, de moda pero quien en 1968, con perseverancia e inspiración en el cine, la literatura y el jazz le dio las primeras puntadas – de la mano de su esposa y musa  eterna, Ricky– a su propio personaje, al hombre Ralph Lauren, que tiene tanto de Gatsby, como de Frank Sinatra, de vaquero y de trabajador.

El vaquero, el trabajador, el hombre de a pie, es el hombre Ralph Lauren. Y su celebración de la simplicidad de la vida, de la mujer (y su olfato para saber lo que ellas quieren) han hecho de Ralph Lauren el vocero de millones de personas.  

De Polo Fashions, a Polo Ralph Lauren

Primero se llamó Polo Fashions y posteriormente, se bifurcó a Ralph Lauren –su sello homónimo– y a Polo; pero ambas siempre han mantenido su mito fundacional: el de crear una estampa aspiracional y optimista. y que, al mismo celebra la cultura del país que lo acogió, hablando, por millones de personas, a través de su gusto  y de su concepto del sportswear, el que nació en Estados Unidos en 1950.

Entonces, gracias a la producción en serie de prendas básicas y funcionales –y que, como tales, incorporaron detalles de construcción propios del vestuario de los atletas de esa época y de los personajes de la socialité que desde los años de ‘mademoiselle’ Chanel asociaron deporte y quema de calorías principalmente, el tenis y las actividades náuticas, como la pesca deportiva o ir a bordo de un crucero escapando al invierno parisino, al relax–, se forjó el sentido sportswear popularizado por Ralph Lauren y que hoy se llama sporty, sporty chic, athleisure o deportivo y casual y que él resume en una sencilla y sofisticada ecuación, su trinomio perfecto de vaqueros, chaqueta de tweed y botas tejanas (estas pueden intercambiarse por unos #zapatosdegoma).

Más allá de cambiar la estructura del negocio de la moda, al ser el diseñador  pionero en la apertura de almacenes de retail, y de  vestir a la familia, al hogar, al viajero, etc. (¡ese es su lifestyle!), este documental, resalta el éxito de Ralph en su separación de su marca del negocio de la moda en sí mismo, al orbitar alrededor de  su propio mundo en el que el romance, la seducción y el sueño van a caballo, desde su rancho en Colorado, pasando por la casa de playa en Jamaica o el apartamento en Nueva York.

Western, Europa y playa convergen en su lifestyle como algo más emocional. Sus campañas fotográficas son evocativas y reales, protagonizadas por ls familia, los caballos y los perros, haciendo del sello netamente aspiracional: todos quieren estar en esa foto,  vivir en esa hacienda.

Así lo sugiere el documental Very Ralph, de HBO, “las colecciones de Ralph Lauren son arte imitando a la vida y es la vida imitando el arte”.

Inglaterra y el gueto

Desde la época de Polo fashions (hace 50 años), Ralph Lauren ha sido reconocido por su mezcla del western norteamericano —haciendo de los jeans sus armas infalibles— con el idílico estilo de vida de los terratenientes ingleses.

Sin embargo, en la década de 1980, el niño del Bronx empezó a hacer eco en la moda internacional gracias a su invasión publicitaria y a su ingenio mercantil evidente en la diversificación de su sello Polo Ralph Lauren (llamado así desde 1970).

En 1981, además de presentar su línea de artículos especializados en el golf, se erigió como el primer diseñador norteamericano en establecerse en Europa y dos años más tarde fue pionero en ofrecer menaje y muebles para el hogar. Estas líneas se sumaron a los dos perfumes (Polo y Lauren) con los que Ralph le dio la bienvenida a 1980, época en la cual su nombre avanzó hacia su consolidación como emporio del sportswear aspiracional mediante su emblemático jugador de polo bordado inicialmente en sus exitosas  camisetas de piqué y hoy en más de una decena de líneas , solo dentro del prêt-à-porter.

Y es que ¡hasta una camiseta de piqué (o tipo polo) de Ralph Lauren es aspiracional!; y así ha sido desde su debut, al haber sido popularizada por el ‘rey Midas’ del street, ‘su majestad’, Kanye West, en plena efervescencia de la cultura callejera del hip-hop, el graffiti y los deportes urbanos, como el baloncesto y el skateboarding.

Ya hacia finales de 1988, como lo señala el documental de HBO, la camiseta de Polo Ralph Lauren era un símbolo de pertenencia al colarse en la cultura urbana, del rap y el hip-hop, al arar las raíces de Lauren en el Bronx; portarla te hacía parte del club (al llevar el bordado de ‘EL DISEÑADOR’ más prolífico y sofisticado de América) y era símbolo de éxito, pero al mismo tiempo identificaba al portador con la estética y los ideales del gueto (que le rendía culto al ostento).

El mundo de Ralph Lauren conjuga sportswear, lifestyle, romance, seducción, sueño y aspiraciones.

¿Y Polo Bear?

Debido a esta celebración de los 50 años de Ralph Lauren en la industria del glamur, a través de Very Ralph, encontramos otros personajes de sus emblemáticos bordados, además del mítico jugador de polo.

Si bien, los blasones, las iniciales y los referentes heráldicos evocan el linaje real, el  estilo de vida de los terratenientes ingleses  y los escudos de los equipos de polo, los perros aluden a la atmósfera familiar y del rancho, así como al hilo hípico que subyace a la firma (los perros dálmata, por ejemplo son fieles admiradores  y acompañantes de los caballos y en la era del carruaje halado por caballos, era usual ver al canino lunarejo al paso del poderoso mamífero) y al pastoreo, existe un personaje del mundo de Ralph Lauren que no ha sido muy explorado (por ahora, ya que recientemente fue su relanzamiento), el Polo Bear.

Una especie de oso ‘Teddy’  que ‘a lo Fifi Lapin’ se viste con los atuendos icónicos de cada temporada del estadounidense; inclusive, el oso ‘Very Ralph’ viene vistiéndose de punta en blanco, mucho antes que ‘la coneja más fashion del mundo’, se erigiera como tal.

Bajo el nombre Polo Bear o ‘Preppy Bear’, en 1990, nació este diseño de Richard Tahsin inspirado en una felpa que le regalaron a Ralph, enfundada en un outfit ‘Very Ralph’; él, anodadado ante el nivel de detalle de la confección de las mini piezas cortadas en materiales sartoriales legítimos quiso compartir este diseño con sus clientes, pero la producción del juguete y su posterior venta al público resultó muy elevada (el muñeco fue una realidad; junto con la prestigiosa compañía alemana Richard Steiff, experta en teddy bears, se produjo una edición de 200 peluches exclusivos para el flagship store de Madison Avenue que se agotaron en un fin de semana) y solo les llegaría a los corazones –y a los bolsillos– de los más entusiastas y fervientes admiradores de la firma.

Para democratizar este personaje, surgió la idea de plasmarlo en prendas casuales. Suéteres tejidos, camisetas y hoodies fueron los lienzos de Tahsin, quien estrenó la primera serie de Polo Bears sweaters en 1991 y desde entonces y hasta 2001, cuando el motivo fue descontinuado, el oso fue el maniquí de todos los estilos que integran a la gran familia Ralph Lauren.

Encarnando rockstars, jugadores de polo vintage, basquetbolistas callejeros, artistas, alumnos de la Ivy Legue con el suéter anudado alrededor del cuello, o al mismísimo James Bond, el oso más emblemático es el que viste el legendario suéter tejido con la bandera estadounidense a juego con un pantalón de denim.

Como ocurrió con el polo de Ralph Lauren, la cultura hip-hop se encargó de catapultar la línea Polo Bear y nuevamente fue Kanye West quien popularizó al oso al usar los suéteres sobre el escenario y en apariciones públicas en diferentes ocasiones.

Inclusive a él también se debe el revival de esta línea de productos pues en 2003 se le comenzó a ver, nuevamente, usando sus suéteres retro con el Polo Bear. tendencia seguida por otros astros del hip-hop y el marketing, como Drake y John Mayer; finalmente, Ralph decidió retomar a este personaje en 2013 mediante la campaña Bring it Back y actualmente, sigue vigente, junto con otros bordados con historias tan íntimas como la del oso más fashion del mundo, en el segmento de polos personalizados, duplicando el espíritu street de esta prenda y de su icónico personaje que, con martini en mano y esmoquin se une a la celebración de los 50 años de éxito de Ralph Lauren en su hábil hazaña de convertir a la iconografía del sueño americano en una marca de estilo de vida global, ‘Very Ralph’.

El documental Very Ralph, de HBO, revela al hombre detrás del ícono, Ralph Lauren. Con una extraña habilidad para convertir sus sueños en realidad, Lauren ha cultivado la iconografía del sueño americano como una marca de estilo de vida global.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar: