ALIEN STOMPER: LA RESURRECCIÓN

Hace 40 años, las industrias cinematográfica,  del cómic, los videojuegos y los juguetes despegaban la tercera conquista espacial –la primera fue en 1969, c0n el alunizaje de Armostrong y Aldrin, la segunda, en 1977 con el estreno de la saga Star Wars; entonces, llegó una de las joyas de la ciencia ficción que, inclusive, fue incluida en 2002 en el  en La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos en el Registro Nacional de Cine debido no solo a su impacto en las taquillas, sino también, para ser preservada históricamente debido a su importancia cultural y a su significado estético.

 

Se trató de Alien: El Octavo Pasajero (o simplemente, Alien), que marcó a una generación que continuaba ‘lunática’ por el consumo de las fantásticas producciones made in Hollywood; posteriormente, debido a su éxito, se estrenaron tres secuelas: Aliens (1986), Alien 3 (1992) y Alien Resurrection (1997), pero la que marca el paso de nuestro #throwbacktenis de hoy fue la de 1986, Aliens: El Regreso pues, se consagró en el armario de la entonces naciente cultura sneaker, al hacer de unos #zapatosdegoma Reebok, los legendarios Alien Stomper, los protagonistas del armario futurista y de la mujer como heroína, al ser los aliados de Ripley contra Xenomorfo y la Reina.

Del cine, al basquet

No obstante cuando hablamos de los #zapatosdegoma inmortalizados por el séptimo arte, se nos vienen a la cabeza los Nike Air MAG de Marty McFly que en 1990 viajaron al “futuro” (año 2015)  o los Nike Cortez de Forrest Gump (1994), los Alien Stomper marcaron el despegue de Reebok como el referente del fandom cinematográfico; además de su versátil silueta, que heredaba el corte del baloncesto de los ochentas (en auge por esos días) y de su look espacial pero fácilmente usable, tuvieron otro punto a su favor: ¡realmente existían! (algo que no sucedió con los emblemáticos AirMAGS de Marty y cuyo prototipo ha sido trabajado en diferentes ocasiones por el sello del swoosh, pero sin tener una producción masiva).

Los Alien Stomper fueron creados en 1986 por Tuan Lee, un diseñador de 25 años recién egresado que, por esos días, debutaba laboralmente en Reebok, la compañía que se dedicaba a importar a Boston el calzado deportivo de Inglaterra (base original de la marca).

En pleno furor de la tendencia atlética, que burbujeaba por todo el mundo sumergido en el culto al cuerpo, Reebok buscaba a alguien que pudiera diseñar calzado para aeróbicos y, desde entonces, pisó fuerte en esta categoría de la mano de los diseñadores más talentosos del momento; mientras tanto, Tuan estaba en el área de baloncesto, al poseer poca experiencia.

Un día, el big boss le dijo que acababa de firmar un acuerdo con 20th Century Fox para la tercera entrega de la franquicia Alien y, como los diseñadores top estaban enfrascados en construir el know-how de Reebok (los #zapatosdegoma para aeróbicos), le encomendó a Tuan la misión de reunirse con el equipo de producción de la película en Inglaterra para poner la operación en marcha.

6 meses de trabajo

La reunión con el mismísimo James Cameron solo le tomó 5 minutos al ‘inexperto’ Tuan Lee quien luego estuvo trabajando con el resto del equipo en el guión de la cinta; específicamente, en la última escena de la película cuando Sigourney Weaver lucha contra el extraterrestre y ambos fueron absorbidos por la escotilla y mientras ella luchaba por su vida, los alienígenas se aferraban a sus #zapatosdegoma que debían salirse lentamente de sus pies para que el extraterrestre fuera aspirado hacia el espacio exterior.

De ahí que el requisito fundamental fuera que el zapato se deslizara fácilmente; no hubo directrices para los colores, la silueta, los detalles; nada. Y por ello, la primera y grandiosa idea del diseñador fue incluir una correa de velcro para facilitar la salida al espacio fácilmente. 

Ya de regreso a Boston, Tuan, con la mente más clara y con una variedad de #zapatosdegoma para baloncesto a medio camino, recibió una nueva orden de sus jefes: emplear los moldes que estaba usando en los prototipos de Reebok para basketball, para cumplir con la misión de 20th Century FOX en los plazos estipulados y controlando los costos. El molde elegido por Tuan fue el que desarrolló para los BB 5600, parte de la primera gama de zapatillas de baloncesto Reebok que se introdujo en tres modelos, con tres rangos de precios, y este modelo de suela externa fue el de precio medio.

A partir de entonces, el proceso de desarrollo fue de seis meses; Lee no tardó mucho en su desarrollo, gracias a su talento y a sus raíces familiares acordes a la temática de la película pues su padre fue piloto de helicóptero y por ello, su niñez transcurrió en un ambiente movido por los aires; inclusive hoy, la inspiración para el desarrollo de nuevas referencas de #zapatosdegoma vienen de varias claves de los aviones y del mundo aeronáutico.

Así nacieron los Alien Stomper que no solo levitaron fuerte en la gravedad cero, sino que pisaron fuerte en las canchas al ser los favoritos de los jugadores de los  Celtics de Boston (al ser el equipo de la misma ciudad en donde opera Reebok), como Dennis Johnson, quien además de Ripley, reforzó el éxito de los Reebok de Ripley que, con motivo de la conmemoración del Alien Day el pasado 26 de Abril, vivieron su propia resurrección y, por estos días, vuelven a pisar fuerte en la tierra, al paso de Reebok, conservando sus dotes estéticos, su funcionalidad y su linaje espacial. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar: